• Mi viaje y recomendaciones para viajar a Cusco

El primer día que llegué allí, mientras esperaba el momento de mi horrible gira por el Valle Sagrado, a pesar de tener mucho tiempo, tendría tiempo para caminar por el mercado en un buen momento. La verdad es que siempre me encanta visitar los mercados, como puedes leer muchas veces. Si ya estaba encantado en Arequipa, el de Cusco también me pareció muy interesante porque una vez más debemos recordar que  Perú  es un país enorme y, por lo tanto, los productos de un mercado a otro cambian significativamente. Esa mañana aprovechó la oportunidad para desayunar adentro, un lugar que aún conserva mucha autenticidad.

Después de mi regreso del Valle Sagrado y mi breve parada en las marismas de Maras y Moray, comencé a recorrer el centro de Cusco. Con el bono turístico que me habían vendido durante el recorrido, pude visitar varios museos de la ciudad, así que decidí aprovecharlo al máximo. Mi primera parada sería en el antiguo Templo del Sol y hoy en día el Museo Coricancha adjunto al Convento de Santo Domingo. En el museo Coricancha, pequeño pero bastante entretenido, encontramos una exposición completa sobre la vida y las costumbres de los incas. Entonces, me perdería en sus calles empedradas y es que Cusco se presta a ello. Tiene innumerables rincones encantadores. A veces recordaba a mi querido Santiago. Descubrí que incluso de noche es una ciudad muy acogedora. La iluminación y la atmósfera de sus calles de noche se enamoran.
Como esencial, no podemos dejar de incluir su catedral, su plaza principal, pero luego tiene muchas casas con hermosos balcones, iglesias, conventos …

Mi hostal estaba cerca del monumento Pachacútec, un emblema en Perú. Aproveché la oportunidad de visitar este monumento dedicado a su vida y obra que se extiende por varios pisos hasta llegar a la cima de una enorme estatua que parece proteger a Cusco. Las vistas que se pueden ver desde allí son interesantes. A un paso de allí, tendría la suerte de encontrar el mercado de artesanías, el lugar perfecto para comprar cualquier tipo de souvenirs.

  • Qué ver en Cusco: mis elementos esenciales

  • Sacsayhuaman

Para mí, la gran sorpresa del Cusco! Nunca había oído hablar de estas ruinas y, a pesar de haber visitado Machu Picchu, también me dejaron en paz. Esta fortaleza ceremonial está a 2 km a las afueras de Cusco, por lo que tendrá que tomar un autobús allí (solo pregunte) o un taxi. Esta ciudad comenzó a construirse en el s. XV y muestra el gran poder del pueblo inca en ese momento. Las paredes están hechas de grandes y pesados ​​bloques de piedra que, como Machu Picchu, encajan milagrosamente a la perfección. Todavía se conservan puertas, cisternas e incluso un enorme templo con gradas. ¡Increíble!

  • El centro historico del Cusco

El centro de Cusco, como Santiago de Compostela, viaja con extrema facilidad y está hecho para perderse en él. Esconde muchos secretos y rincones que solo se pueden saborear con tranquilidad. El enorme patrimonio histórico de sus calles y adoquines le da un encanto incomparable tanto de día como de noche. Cusco tiene una hermosa Plaza de Armas, Patrimonio de la Humanidad, que ya era un centro neurálgico durante el imperio inca. En el centro hay una fuente con Pachacutec para recordarnos a pesar de un fuerte acento colonial. En esta plaza se encuentran la iglesia de la Compañía de Jesús y la Catedral del Cusco de gran belleza. No muy lejos de allí también se encuentra la Iglesia de Santo Blas, uno de los templos más antiguos de la ciudad. Otro de los edificios más destacados es la impresionante Basílica Menor de la Merced. Otro lugar que no te puedes perder es la curiosa calle Hatun Rumiyoc, donde se han reutilizado las bases de antiguas construcciones incas. Una de las más especiales es la Piedra de los 12 ángulos debido a su extrema complejidad.

  • El Museo Coricancha y la Iglesia de Santo Domingo.

Desafortunadamente, queda poco de las ruinas incas de Coricancha. Se cree que hubo el templo político y religioso más importante en Cusco. Después del saqueo de los conquistadores y varios terremotos hoy, apenas podemos tener una vaga idea del lugar. En el interior, se ha creado un pequeño museo para comprender la importancia de ese sitio. Adjunto al museo se encuentra la Iglesia de Santo Domingo, s. XVII

  • El monumento de Pachacutec

Pachacutec fue uno de los gobernantes más importantes del imperio inca. En la torre del monumento podemos ver una amplia exposición sobre el tema, así como increíbles vistas de 360 ​​grados sobre toda la ciudad de Cusco.

  • El Mercado Central de San Pedro y el Mercado de Artesanías.

 

Los mercados son un lugar perfecto para relajarse, pero tenga cuidado con los carteristas en el Mercado Central de San Pedro que visitan cada vez más turistas cada día. Si está buscando recuerdos auténticos, le recomiendo que vaya al Mercado de Artesanías de Cusco ubicado en la Avenida Sol, donde encontraré regalos perfectos a un precio mucho más justo que en el centro de la ciudad.

Deja un comentario

Menú
Hi! How can we help you?
Send via WhatsApp
A %d blogueros les gusta esto: